Los niños en edad preescolar de EE. UU. sufren de problemas de la vista sin tratar


Los niños de minorías son los que menos aprovechan los exámenes oculares tempranos, señala un investigador

VIERNES, 5 de mayo de 2017 (Health Day News) -- Casi 175,000 niños estadounidenses en edad preescolar tienen problemas de la vista comunes que no se han tratado, advierte un nuevo informe.

Y se anticipa que esa cifra aumente de forma significativa en los próximos años.

El análisis estima que la cantidad de casos de problemas de la vista sin corregir en esta población tan joven haya aumentado en un 26 por ciento en 2060.

"La proporción alta [actual] de deterioro visual que se puede prevenir o tratar con facilidad es asombrosa", dijo el autor del estudio, el Dr. Rohit Varma, director del Instituto del Ojo Roski USC en la Universidad del Sur de California, en Los Ángeles.

Y "significa que hay una necesidad urgente de aumentar las pruebas de la vista y la concienciación sobre la importancia del examen de la vista preescolar", añadió Varma.

Los investigadores utilizaron datos de dos estudios nacionales que observaron los problemas de la vista en los niños estadounidenses.

Anotaron que la gran mayoría de preescolares sin tratamiento (casi un 70 por ciento) tenían la vista borrosa debido a un "error de refracción". En otras palabras, tenían miopía (dificultad para ver de lejos) o hiperopía (dificultad para ver de cerca). Ambas ocurren cuando la forma de un ojo interfiere en la refracción adecuada de la luz entrante.

Las gafas recetadas pueden corregir ambas afecciones con facilidad, en la mayoría de los casos. Pero esto simplemente no ocurre en muchos preescolares, dijeron los autores del estudio.

Muchos niños en edad preescolar, en particular los de comunidades minoritarias, simplemente nunca reciben un examen adecuado de los ojos, según el informe.

"Se recomienda que todos los niños reciban un examen completo de los ojos antes de los 3 años de edad", anotó Varma. "Pero encontramos que apenas un 12 por ciento de los niños habían recibido un examen con los ojos dilatados a los 5 años".

El problema es común, lamentó Varma, incluso en los niños que sufren de afecciones observables, como el ojo vago (ambliopía) o ser bizcos (estrabismo). Menos de un 30 por ciento de los niños de 4 años con un ojo vago reciben un examen ocular completo.

Además, las minorías son particularmente vulnerables a que las pasen por alto. Los niños hispanos en edad preescolar conformaron la mayor parte (un 38 por ciento) de los problemas de la vista sin tratar, seguidos por los negros.

Una falta de datos de seguimiento dificulta saber si esto es mejor o peor que en el pasado, dijo Varma. Pero añadió que lo que parece claro es que las cosas empeorarán.

"Esta previsión de un aumento de un 26 por ciento en el deterioro visual de los niños en edad preescolar [para 2060] se ve impulsada mayormente por la tendencia prevista de una población infantil cada vez más diversa con respecto a las razas y las etnias en Estados Unidos", explicó Varma.

Los autores del estudio estiman que la proporción de niños hispanos del total de niños en edad preescolar con problemas de la vista sin tratar habrá aumentado de un 38 por ciento a un 44 por ciento en 2060.

De forma parecida, la proporción de niños multirraciales con problemas de la vista aumentará inmensamente, en un 137 por ciento.

Por otra parte, la proporción de niños blancos en edad preescolar con problemas de la vista se reducirá en más de un 20 por ciento, anotaron los investigadores.

Y esas tendencias tendrán implicaciones geográficas: se anticipa que California, Texas y Florida tengan el mayor número de niños en edad preescolar con problemas de la vista sin tratar en 2060.

Una "falta de seguro, en particular seguro de la vista, podría tener un rol", explicó Varma. En investigaciones anteriores, su equipo "encontró que tener un seguro de la vista aumenta el uso de exámenes con los ojos dilatados en los niños en edad preescolar".

En cuanto a los padres preocupados, Varma dijo que "deben optimizar la salud visual de sus hijos llevándolos a un optómetra o a un oftalmólogo de forma regular para unos exámenes completos de la vista. A los tres años, y mejor antes, todos los niños deben haber recibido al menos un examen completo de la vista".

El Dr. Alfred Sommer, profesor de oftalmología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Johns Hopkins en Baltimore, expresó poca sorpresa ante los hallazgos, y anotó que la situación es "bien conocida".

"Eso sí, estas cifras previstas dan por sentado que no habrá cambio en los exámenes de los niños para descubrir si necesitan gafas, ni un aumento en la cantidad que reciben las gafas que necesitan", dijo.

Son "dos suposiciones muy grandes", añadió Sommer, y esas tendencias podrían cambiar mucho antes de 2060 si el mercado del seguro cambia, o si más padres llegan a comprender la importancia de la atención de la vista de sus hijos.

Los hallazgos aparecen en la edición del 4 de mayo de la revista JAMA Ophthalmology.


Artículo por HealthDay, traducido por HolaDoctor

FUENTES: Rohit Varma, M.D., director, USC Roski Eye Institute, and dean, Keck School of Medicine, University of Southern California, Los Angeles; Alfred Sommer, M.D., professor, ophthalmology, Johns Hopkins University School of Medicine, and dean emeritus, Bloomberg School of Public Health, Johns Hopkins University, Baltimore; May 4, 2017, JAMA Ophthalmology

HealthDay

(c) Derechos de autor 2017, HealthDay



Copyright © 2016 CENTRO DE INFORMACIÓN MEDICA DE BOLIVIA powered by ZeusAFK Technologies

Director general: Dr. Rafael Manuel Trinchet Soler | Vicerector: Dr. Jesús Castro Torres | Asesor : Dr. Luis Gomez Peña | Redactora Jefe: Dra. Josefa Reyes Falcon

Contacto: contacto@cimbol.com.bo