Las 12 personas que más influyeron en la medicina antes del siglo XX


Artículo especial sobre historia de la medicina para todos ustedes. Traducido, ilustrado y ampliado de Top Ten Health Practicians of All Time (blog desaparecido).

No estaba de acuerdo en que fueran los más importantes de toda la historia; por ejemplo, Fleming con la penicilina y Watson y Crick con el ADN marcaron un antes y un después en la historia de la medicina. Por eso, he decidido especificar que fueron “antes del siglo XX” y añadir dos personas que también fueron muy importantes: Robert Kock y Louis Pasteur.

Todas las sociedades humanas tienen creencias médicas que aportan explicaciones y respuestas al nacimiento, la muerte y la enfermedad. Por todo el mundo, a menudo se han achacado las enfermedades a brujería, demonios, influencias astrales adversas o a la voluntad de los dioses. Ideas que aún poseen alguna fuerza, como la fe en la curación y lugares santos. Aunque el surgimiento de la medicina científica en los últimos dos siglos ha alterado o reemplazado estas prácticas sanitarias (parcialmente).

  1. Imhotep

Época: 2667 A.C. – 2648 A.C.

Imhotep es el primer médico conocido de la historia a través de de los registros escritos. Pertenecía a la Tercera Dinastía del Antiguo Egipto y fue el fundador de la antigua medicina egipcia y el autor original del papiro de Edwin Smith. Se considera al papiro de Edwin Smith como la copia de varios trabajos anteriores y se cree que fue escrito en torno a 1600 A.C. Un texto donde se detallan curas, enfermedades, observaciones anatómicas, cirugías… También describe con detalles exquisitos el examen, diagnóstico, tratamiento y pronóstico de numerosas enfermedades.

Tras su muerte, Imhotep fue ascendido al estatus de Dios de la Curación y su tumba se convirtió en un centro de salud. De él se mencionaban hechos como que fue el hijo del Dios de la Fuerza Creadora y, más tarde, los griegos identificaron a Imhotep con Esculapio, el Dios de la Medicina. Mientras tanto, los romanos siguieron reverenciándolo después de 3000 años tras su muerte. El emperador romano Claudio I y Tiberio tenían inscripciones en sus templos de Egipto alabando a Imhotep.

  1. Hipócrates

Época: 460 A.C. — 370 A.C.

Posiblemente el nombre más famoso de la medicina es el de filósofo griego Hipócrates. Se considera el padre de la medicina moderna y da el nombre al Juramento Hipocrático que pronuncian aquellos que acaban de licenciarse en medicina.

Por aquella época, la mayoría de personas pensaban que las enfermedades eran un castigo de los dioses. Los tratamientos iban dirigidos a satisfacer a los dioses para que las enfermedades se curaran. Hipócrates fue en contra de este pensamiento convencional y consideró el cuerpo como un equilibrio de los famosos cuatro humores: Sangre, flema, bilis negra y bilis amarilla.

Si una persona estaba enferma, significa que había un desequilibrio en los humores y, por tanto, tenía que recibir un tratamiento para reestablecer el equilibrio. Esto a menudo consistía en hacer sangrar (las famosas sangrías), vomitar y/o purgar al paciente. Este radical acercamiento llevó a la medicina fuera del mundo espiritual y los cuatro humores construyeron la base de los tratamientos médicos en tiempos medievales.

En mi opinión, no es que fuera un avance para tirar cohetes. Aunque nos quitamos a un montón de charlatanes y curanderos de encima de la medicina “oficial”, uno de los obstáculos que tuvo que superar la medicina moderna para ajustarse al método científico tal como lo conocemos hoy fue dejar de tomar la palabra de los clásicos (Hipócrates y Aristóteles) como si de dogmas se trataran.

  1. Aristóteles

Época: 384 A.C. – 322 A.C.

Aristóteles fue un filósofo griego (hijo de médico) que escribió una gran cantidad de libros de amplia temática: Biología, anatomía, física, filosofía, ética y política. Su trabajo influenció el desarrollo de la ciencia y la medicina durante siglos y es el fundador de la anatomía comparada.

Aristóteles elaboró un sistema fisiológico centrado en el corazón en donde, según él, ardía la llama vital de la vida que se mantenía por un espíritu de la vida llamado “pneuma” que producía calor. Consideraba al corazón al órgano más importante ya que cuando el corazón se paraba, el cuerpo moría. Además, en sus estudios de embriología, Aristóteles se dio cuenta de que el corazón empezaba a latir en las fases más iniciales del desarrollo del organismo: “Primum oriens, ultimum moriens” (El primero en nacer, el último en morir).

Gran parte de la medicina medieval, se basaba en los principios de Aristóteles y en los de Hipócrates.

  1. Galeno

Época: 129 D.C. – 200 D.C.

Los romanos vencieron a los griegos y esto hizo que muchas de sus ideas sobre el cuidado de la salud se extendieran por todo el Imperio Romano. Galeno fue un médico griego que emigró a Roma y se convirtió en el principal médico para muchos gladiadores profesionales. En esa época, era ilegal diseccionar cuerpos humanos y, por eso, diseccionó a animales para averiguar el funcionamiento de éstos. Este conocimiento ayudó a los doctores romanos para mejorar sus técnicas en cirugía. Desarrollaron nuevos instrumentos y muchos de los conocimientos que adquirieron fueron gracias al tratamiento de los heridos en las numerosas guerras de conquistas que libraron los Romanos.

Los asentamientos militares tenían hospitales para tratar a los soldados y los cirujanos de la armada se volvieron hábiles en quitar flechas y suturar heridas. Los registros también muestran que ya eran capaces de tratar los cálculos (piedras) de la vesícula biliar, hernias y cataratas.

Siglos después, Andrés Vesalio retomaría el trabajo de Galeno, traduciendo sus escritos del griego al latín. De hecho, los métodos de disección y la filosofía de Vesalio vinieron inspirados por Galeno.

  1. Abd Allah ibn Sina (Avicena)

 Época: 980 D.C. – 1037 D.C.

Más conocido como Avicena, de nombre completo Ali al-Husayn Abd Allah Ibn Sina, escribió el libro de medicina más importante durante siglos. Su extensísima y célebre obra, llamada El Canon de la Medicina, se completó alrededor de 1030 D.C. y se tradujo al latín en el siglo Doce. Esta enciclopedia médica contenía cinco volúmenes que detallaban la composición de las medicinas, diagnóstico de las enfermedades, medicina general y terapias.

A Avicena también se le atribuye el mérito de ser el primero en documentar correctamente la anatomía del ojo humano. Defendía que la tuberculosis era contagiosa, algo que los Europeos negaban. También describió los síntomas y las complicaciones de la diabetes, varias formas de parálisis facial. Además, se cree que fue el inventor de la traqueotomía.

Siguió siendo una gran influencia en el desarrollo de la medicina medieval europea durante cientos de años. Estando sus libros, el Canon de la Medicina y el Libro de la Curación, presentes en la enseñanza universitaria de la medicina por aquel entonces.

  1. Andrés Vesalio y Leonardo Da Vinci

 Época: Entre el Siglo XV y Siglo XVI

La medicina europea seguía dominada por las enseñanzas de la Iglesia pero los médicos empezaron a aprender más sobre el cuerpo humano. Leyeron libros traducidos de textos médicos árabes y empezaron a estudiar la anatomía de una forma científica y sistemática.

Andrés Vesalio y Leonardo Da Vinci diseccionaron cuerpos humanos y realizaron numerosas ilustraciones anatómicas. Esto ayudó a la comprensión de los órganos y de los sistemas del cuerpo humano. La Iglesia no permitía la disección porque los cuerpos eran “creaciones de Dios” y no debían profanarse. Así que a menudo se utilizaban los cuerpos de criminales o “pecadores” (A la Iglesia le encanta(ba) meter las narices en todo. Costándole a la medicina siglos de retraso en su desarrollo. Retraso que, de no haber sucedido, habría supuesto una mejora en la esperanza de vida de la población en fechas muy anteriores)

Los médicos aprendieron anatomía al observar estas disecciones. ¡Algunas veces, el criminal estaba vivo al inicio del evento, como parte del castigo!

Durante el Renacimiento, se consideró al cuerpo humano como una creación de Dios y la antigua visión griega de los 4 humores prevaleció. La enfermedad se debía a un desequilibrio de estos humores y los tratamientos, como las sangrías y las inducciones de los vómitos, se dirigían a restablecer el equilibrio. (Por la dogmatización de los clásicos que he comentado anteriormente)

Nota. El autor ha reunido a Andrés Vesalio y Leonardo Da Vinci ya que ambos estuvieron implicados en el estudio de la anatomía humana.

  1. William Harvey

 Época: 1578-1657

William Harvey fue un médico inglés que describió correctamente, por primera vez y con sumo detalle, las propiedades de la sangre al ser bombeada a través del cuerpo gracias al corazón, además de distinguir arterias y venas. Rechazando así de una vez por todas las teorías de los clásicos.

Entre los numerosos estudios destacan sus cuidadosas observaciones en vivisecciones en el cuerpo humano a través de experimentos controlados, siendo la primera persona en estudiar la biología cuantitativamente. Hizo un experimento para ver cómo pasaba la sangre a través del corazón cada día. Con ese experimento estimó la capacidad del corazón, cuanta sangre es expulsada en cada latido y la cantidad de veces que late el corazón en media hora.

Distinguió la circulación pulmonar de la circulación sistémica y describió la presencia de válvulas en las venas.

Los descubrimientos durante el Renacimiento llevaron a un cambio en el pensamiento médico, hasta llevarnos al conocimiento médico básico de la actualidad. Esto es, el cuerpo se compone de varios sistemas especializados que trabajan conjunta y coordinadamente.

  1. Edward Jenner

 Época: 1749- 1823

Jenner trabajó como doctor en Inglaterra. En su época, la viruela se trataba de una seria enfermedad y a menudo resultaba mortal. Fue la simple observación de que las lecheras normalmente no cogían la viruela lo que le llevó a pensar que el hecho de contagiarse de la viruela vacuna (una enfermedad similar a la viruela, pero mucho menos agresiva) las protegía de ella.

En Mayo de 1796, Jenner probó esta teoría al inocular a James Phipps, un niño, el contenido de las ampollas de la viruela vacuna de la mano de Sarah Nelmes, una lechera que había contraído esta enfermedad de una vaca llamada Blossom.

Jenner inoculó a Phipps la pus de la viruela vacuna en ambos brazos. Esto le produjo fiebre y algo de malestar pero no una gran enfermedad. Más tarde, inoculó a Phipps la viruela y no se produjo ninguna enfermedad. Algo que comprobó varias veces antes de informarlo públicamente.

Así es cómo Jenner descubrió la vacuna cuyo nombre proviene precisamente de “Vaca” haciendo referencia al papel que tuvieron en su descubrimiento.

  1. Florence Nightingale

(Por fin, una mujer en la lista)
Época: 1820 – 1910

Quizás la enfermera más famosa de todos los tiempos. Inspirada por lo que ella pensó que era una “llamada divina”, Nightingale decidió dedicarse a la enfermería. Esta decisión también implicó luchar contra los roles establecidos como mujer que le habían sido asignados. Estaba prometida y su “destino” era ser una mujer fiel y obediente. (Una de las razones, de ésta y otras muchas épocas por la cual no aparecen más mujeres en esta lista) En contra de su familia, y especialmente de su madre, anunció su decisión en 1845 y rechazó al prometido que le habían asignado.

Florence Nightingale trabajó en un hospital militar durante la Guerra de Crimea. Las condiciones eran pésimas y el 80% de los soldados morían por infecciones que cogían en el hospital y no de las heridas originales. Florence Nightingale mejoró la calidad de la higiene y los servicios sanitarios con lo que se redujo de forma asombrosa las infecciones en su hospital (la mortalidad descendió de un 40% al 2%). Cuando volvió de la guerra, Florence Nightingale se embarcó en una campaña para modernizar y mejorar los hospitales. Promovió la profesión de la enfermería como la conocemos hoy y fundó una escuela. El diseño hospitalario y la práctica de la enfermería que defendía aún pueden verse en la actualidad.

  1. Louis Pasteur

Época: 1822 – 1895

Louis Pasteur fue un químico y biólogo francés que fundó la ciencia de la microbiología. Comenzó investigando los procesos de fermentación del vino y la cerveza y descubrió la existencia de las bacterias que interferían en este proceso. Aplicó sus conclusiones al estudio de la causa y el desarrollo de las enfermedades y demostró la teoría de los gérmenes como causantes de las mismas.

También desarrolló varios tipos de vacunas efectivas en animales y la vacuna de la rabia en humanos.

Fue el creador de la pasteurización, un proceso por el cual, a través de la aplicación de calor durante un breve periodo de tiempo, los microorganismos morían sin que los alimentos en los que se encontraban quedaran dañados en el proceso. La utilización de este método (junto con muchas variantes) aumentó la calidad y seguridad de los alimentos. Y es empleado actualmente tanto en la industria alimenticia (siendo la leche el ejemplo más representativo) como en algunos ámbitos de estudio microbiológico.

  1. Robert Koch

 Época: 1843 – 1910

Médico alemán, fue junto a Pasteur, uno de los defensores de la teoría de los gérmenes como causantes de enfermedades. Descubrió el bacilo de la Tuberculosis, también llamado bacilo de Koch en honor a él. Desarrolló, sin saberlo, un método para diagnosticar la tuberculosis, la tuberculina. Un hecho que él consideró al principio un fracaso puesto que su idea era que la tuberculina funcionara como una vacuna.

También descubrió el bacilo causante del cólera. Y formuló cuatro postulados sobre la causa de las enfermedades bacterianas y demostró la existencia de varias bacterias causantes de la infección de las heridas.

  1. Joseph Lister

Época: 1827- 1912

Joseph Lister fue un cirujano inglés que promovió la idea de la cirugía estéril mientras trabajaba en la Enfermería Real de Glasgow. En su época, la explicación para la infección de las heridas era que los tejidos expuestos se dañaban por compuestos químicos del aire o por “polución” del aire. No existían instalaciones para lavarse las manos o para limpiar las heridas de los pacientes e incluso se consideraba innecesario para un cirujano lavarse las manos antes de operar a un paciente.

Lister, a través de la lectura de los artículos de Pasteur, llegó a la conclusión de que la única forma viable para combatir a los microorganismo era a través de compuestos químicos. Así que introdujo con éxito el ácido carbólico (fenol) para esterilizar los instrumentos quirúrgicos y para limpiar las heridas. Lo que hizo que disminuyeran de forma espectacular las infecciones y las gangrenas.

También hizo que los cirujanos llevaran guantes limpios y que se lavaran las manos antes y después de las operaciones con soluciones al 5% de ácido carbólico.

Conforme la teoría de los gérmenes en las enfermedades iba siendo cada vez más aceptada, fue cada vez más obvio que la mejor forma para evitar la infección era evitar que las bacterias se introdujeran en las heridas en primer lugar. Y así surgió la cirugía estéril, considerando a Lister como el padre de la moderna antisepsis.

A todas estas grandes personas y a su vida dedicada a la investigación les debemos nuestra actual esperanza y calidad de vida. Porque cuando ellos dieron con la clave todos salimos beneficiados de una forma u otra. No está de más recordar quienes son las verdaderas personas que deberíamos idolatrar. En una época en la que parece que ese puesto ya sólo lo ocupan futbolistas, tenistas o pilotos que, por mucho éxito que tengan, jamás harán nada por la humanidad, ni salvarán vidas ni harán del mundo un lugar mejor.



Copyright © 2016 CENTRO DE INFORMACIÓN MEDICA DE BOLIVIA powered by ZeusAFK Technologies

Director general: Dr. Rafael Manuel Trinchet Soler | Vicerector: Dr. Jesús Castro Torres | Asesor : Dr. Luis Gomez Peña | Redactora Jefe: Dra. Josefa Reyes Falcon

Contacto: contacto@cimbol.com.bo